Ir directamente al contenido

"La mejor forma de enseñar a los niños es hacernos un poco científicos de nuestra materia y estar en aprendizaje constante"

Fecha de celebración: 
6 de Diciembre de 2017 a las 12:00

Alicia López Díaz es una de esas personas que desde siempre quiso ser maestra. Finalizó sus estudios de Magisterio de Primaria en 2015 y en Magisterio de Infantil en 2016. Afirma que entre los aprendizajes más importantes tras su paso por nuestro Centro Universitario está la reflexión sobre el significado, la responsabilidad y la esencia de ser maestro.

Su afán en profundizar en las dificultades que pueden encontrar los alumnos en el aprendizaje de conceptos y el interés que despertó el profesor Josué Llull Peñalba sobre la didáctica de las ciencias sociales, le llevaron a realizar el Trabajo Fin de Grado (TFG) sobre este tema y esta investigación inicial  posterioremente ha dado lugar al artículo científico "Un análisis de los recursos didácticos empleados para el aprendizaje del tiempo histórico en los libros de texto de Educación Primaria" que acaba de ser publicado por la revista "Didáctica de las Ciencias Experimentales y Sociales" de la Universidad de Valencia.

 

- ¿De dónde parte el interés por este tema en concreto?

Alicia López: A mí me habían gustado mucho las asignaturas de Ciencias Sociales y de Historia que había estudiado con Josué Llull en la carrera y al ver las líneas de investigación que él presentaba como tutor para el Trabajo de Fin de Grado, quise profundizar sobre la enseñanza del espacio y del tiempo y el hecho de que los niños lo comprendan y esto les ayude a entender asignaturas muy diversas desde las matemáticas a las sociales. Los alumnos en Primaria lo que hacen en muchas ocasiones es memorizar y memorizar, pero lo que necesitan es entender algunos conceptos clave para poder así aprender en lugar de memorizar de un modo automático.

Recordaba la experiencia de una profesora del CUCC que nos dio Matemáticas, Pilar Fernández, que en clase nos contó que había basado su tesis en el estudio de los defectos de los libros de texto de Matemáticas. Entonces pensé que esto también podría aplicarse a las Ciencias Sociales y es por eso que en la fase final de la investigación del TFG creamos una herramienta en base a la investigación teórica para analizar los errores de los libros de texto. Vimos que todos los expertos en la materia, en la didáctica de las ciencias sociales, mostraban una serie de conceptos en los que coincidían todos como la temporalidad, la causalidad, los sucesos causa-efecto, por eso pensamos que esos conceptos debían estar en los libros de texto.

- ¿Qué motivó que un Trabajo Fin de Grado llegara a publicarse en una entrivasta científica?

Alicia López: De entrada, no me llamaba la atención hacer un TFG sobre una programación didáctica sino sobre algo teórico. Las dificultades del aprendizaje me llamaban mucho la atención porque me daba cuenta de que en mi etapa escolar había conceptos que me costaba entender pero que si los llegaba a asimilar podía sacar la asignatura sin problema. En el  inicio del TFG no había intención de crear una herramienta que analizara los libros de texto, empezamos a hablar de espacio y tiempo para después ir centrando la investigación en el aprendizaje del tiempo histórico y en cómo se enseña el concepto tiempo en otros países. El siguiente paso fue mi segundo TFG para Magisterio de Educación Infantil que se centró en un estudio similar pero basado en el espacio y en los dibujos animados, con la profesora Lola López. Después de eso,  de que la defensa del Trabajo Fin de Grado fue bastante bien y de que Josué Llull me animó porque lo veía publicable, nos pusimos a preparar el artículo científico. 

- ¿Qué has aprendido de esta experiencia, qué te ha aportado a tu formación como maestra?

Alicia López: He aprendido que todos los docentes deberíamos investigar. Animo a todos los maestros a que investiguen sobre cómo mejorar su propia enseñanza y a interesarse para ir más allá de lo que el libro les propone, buscando herramientas y una didáctica adaptada al alumno. Creo que la mejor forma de enseñar a nuestros alumnos es volvernos un poco científicos de nuestra  materia y estar en un aprendizaje constante. 

- ¿Qué es lo que más valoras de tu paso por el CUCC en tu formación como maestra? ¿qué recibiste aquí?

Desde muy pequeña quería ser maestra y me llamaba mucho la atención ser profesora de inglés, pero luego cuando llegué a Cardenal Cisneros tuve la ocasión de reflexionar mucho sobre lo que es la esencia de ser maestro y descubrir la vocación propiamente dicha y encontrar un sentido. Aquí aprendí que para ser maestro hay que tener vocación y humanidad, aprendí a reflexionar sobre la responsabilidad que es entrar en un aula y acompañar a un alumno en su pequeño proceso de aprendizaje. 

Cuando era pequeña no era una alumna excelente sino normal, iba a clase, lo iba entendiendo todo aunque había cosas que me costaban. Ha sido importante recordar cómo te sientes tú cuando eres alumno. Yo estoy muy agradecida a mi madre porque sin ser docente me ayudó muchísimo, me enseñaba cómo aprender a superar las barreras que yo encontraba. Por eso insisto mucho en la importancia de la enseñanza personalizada. Cuando descubres las carencias de un alumno e intentas descubrir cómo ayudarle le haces libre y le ayudas a crecer porque puede entender las cosas.

- Acabas de sacar la oposición y has estado varios meses trabajando en un aula de Primaria ¿crees que es compatible la investigación con el trabajo de maestro? 

Alicia López: Creo que cuando empiezas a trabajar te olvidas un poco de tu fase de estudiante y al tratarse de una profesión que implica muchas horas en el aula, pocas se dedican a una parte en la que tú programes adecuadamente, busques las herramientas, los recursos, entonces todo eso desanima un poco al docente porque vivimos los profesores españoles tienen muy poco tiempo en su horario laboral para buscar herramientas para los alumnos, para investigar y saber lo que publican los expertos sobre su materia. Luego estaría muy bien que los profesores se evaluasen unos a otros, que haya un feed-back de un compañero, algo que sí hemos aprendido en nuestro paso por la Universidad.

- En tu paso por la Universidad, ¿has aprendido a manejar herramientas para investigar? 

Alicia López: Los proyectos que realizado en el aula se han basado en la mejora continua, en aprender a enseñar, en investigar con nosotros mismos, en construir aprendizaje e incluso en construir recursos didácticos para el alumnado. Muchos profesores nos han enseñado a partir de un ejemplo cómo se puede hacer algo y tú a partir de ahí crear nuevos materiales, nuevas unidades didácticas. En Cardenal Cisneros se trabaja mucho con este modelo. Por ejemplo también me han enseñado el aprendizaje personalizado, que cada alumno tiene una serie de necesidades y hay que convertirle en protagonista. En clase hemos trabajado mucho en equipo y esto permite que los compañeros te puedan aportar algo positivo o que te digan en lo que puedes mejorar y por supuesto, hemos aprendido a trabajar la autocrítica.

- ¿Qué les aconsejas a los estudiantes de 4º de Grado que comienzan ahora con su Trabajo Fin de Grado?

Alicia López: El principal problema con el que nos enfrentamos al tener que hacer el TFG, porque a mí me pasó al principio, es que lo miramos como un trámite que hay que pasar y no como algo útil, una oportunidad, luego ya te vas dando cuenta de que puede tener una gran utilidad. El primer consejo es que no lo miren  como un problema sino como una oportunidad de terminar el Grado con un producto final y con algo positivo que tú te llevas como docente y también como persona.

La planificación para mí fue muy importante y también el criterio en la elección de la línea de investigación. En lugar de escoger algo sencillo para acabar antes o porque ya lo haya hecho mucha gente, es mejor elegir un tema con el que te sientas cómodo, que te apasione, al que puedas sacar provecho, que te permita estar al día y sobre todo buscar qué falta en la educación, qué es lo que hasta ahora no se ha hecho y se podría mejorar, algo novedoso que te sirva a ti y a la comunidad educativa.

- ¿Por qué creeis que es importante investigar en el ámbito de la educación? 

Alicia López: El primer pensamiento que te viene a la cabeza cuando te dicen que tienes que hacer un Trabajo Fin de Grado es ¿y para qué sirve investigar si esto es magisterio? Y es que relacionamos directamente investigación con las ciencias naturales. Se entiende que un biólogo tenga que hacer un trabajo de investigación pero no un maestro. Después de esta experiencia, te das cuenta de que el TFG te ayuda a reflexionar sobre cómo enseñar, la educación en general y qué puedo aportar yo como maestro para mejorar la educación.

Josué Llull: Esta cuestión ha supuesto un gran cambio en el paso de las Diplomaturas a los Grados en Magisterio. El hecho de tener que hacer un TFG ha mejorado muchísimo la capacidad de reflexión, de análisis crítico, de manejo de bibliografía y de trabajo con enfoque académico de los estudiantes. El perfil del maestro en uno de los lugares de sistema educativo más exitoso como es Finlandia es el perfil de maestro investigador, allí el maestro tiene que justificar lo que hace en el aula y lo hace investigando. 

- ¿Cuál es la conclusión a la que habéis llegado tras este trabajo compartido de investigación?

Josué Llull: Pues que el libro de texto no es suficiente en la enseñanza, que no es que esté mal utilizarlo, pero a los libros les faltan cosas. Es necesario buscar otra serie de recursos, de materiales, de ideas que puedan reforzar aquellas lagunas que no aparecen en el texto. Por norma general, los libros de texto muestran bien los contenidos pero les falta explicar cómo se mide el tiempo histórico, por ejemplo, para nosotros un siglo es un concepto muy normal pero para un niño de 2º de Primaria, 100 años ¡es un mundo! Aprender a medir las etapas largas, el lenguaje empleado, poder referirse a lo conceptos correctos, etc. es importante. Mientras que las líneas de tiempo y los mapas conceptuales sí son habituales, otros recursos como mapas causales no había nunca.

Alicia: Un libro no te puede traer objetos al aula, objetos históricos. Por ello, el profesor ha de ser suficientemente crítico y realista para darse cuenta de que, no es suficiente con que el alumno memorice el contenido y lo suelte en el examen porque si no le va a servir de nada es una pena, no hay aprendizaje real, es un aprendizaje memorístico de algo que no te gusta porque no lo entiendes y no puedes hacerlo tuyo. Por ejemplo, aporta mucho que el alumno traiga objetos de casa, que el profesor lleve otros materiales al aula y que los puedan manipular.

El diseño de la herramienta que nuestro artículo recoge también pretende ser una ayuda para que el profesor vea lo que el libro le proporciona y qué necesidades tiene para cubrir esas carencias, esos conceptos que no se tratan. Aunque el libro trabajara todos los conceptos necesarios, hay otros muchos materiales didácticos como que el propio alumno se haga investigador de su propia historia, saber las fechas de nacimiento, después las de su comunidad, la de su país, ir a lugares, investigar en internet, en bibliotecas, hasta buscar documentos originales. El libro es material didáctico pero no es un material histórico como tal, como puede ser un documento histórico. Estamos obsesionados con adaptarlos a su edad a través de ilustraciones cuando a veces es mejor que vean un documento real, que seguro que les hace más ilusión.

- ¿Cómo es la herramienta que permite analizar el material didáctico?

Josué Llull: la herramienta es la consecuencia del primer trabajo de investigación. Tras el marco teórico se nos ocurrió ver cómo aplicar esa serie de nociones temporales y recursos didácticos para enseñar el concepto tiempo en Primaria y para ello queríamos ver cómo se plasmaba en los libros de texto, la consecuencia lógica era diseñar una herramienta para que se pudiera evaluar de una manera más sistemática con una serie de items, lo más objetiva posibe y fácil de aplicar, que se pudiera utilizar en una variedad de libros de texto. La aplicamos en una muestra significativa por la variedad de proyectos y leyes. Para ello, analizamos diez libros de diferentes editoriales y de diferentes leyes educativas.

- ¿Te gustaría seguir investigando en esta línea en el ámbito de la educación?

Alicia López: Sí, en las propias conclusiones del TFG y del artículo dejamos la puerta abierta a aplicar el mismo método de investigación a otras asignaturas, ya sean las matemáticas, lengua u otras y  sería interesante continuar por esa línea porque resulta positivo que pensemos en qué es lo que necesita el alumno aprender para que no tenga dificultades de aprendizaje sin que vaya dejando determinados conceptos sin aprender en el camino que son los cimientos de la asignatura y si no aprende eso luego no va a comprender en las siguientes etapas educativas.

Josué Llull: Una de las virtudes de Alicia es que es una persona muy analítica, decía antes que los maestros necesitaban tiempo para reflexionar. Ella encontró tiempo para pensar y eso es muy importante porque te permite intentar relacionar cosas, ver lo que hay detrás de determinados contenidos o asignaturas, y ella tiene la capacidad porque es inteligente y analítica. Una cosa muy importante es que cuando pensamos en dificultades de aprendizaje que puedan tener los niños casi siempre pensamos en dificultades obvias, de matemáticas o de la sintaxis en lengua, pero todas las asignaturas tienen temas difíciles o conceptos que no los aprenden facilmente. Por eso en el campo de las ciencias sociales lo que hizo fue investigar sobre qué cosas daban problemas a los niños en educación primaria, en el ámbito de la historia y más concretamente con el concepto del tiempo. Ella encontró cosas muy básicas en las que coincidían además varios autores como la percepción espacio/temporal o espacial que tiene que ver con mátemáticas, con geografía, con orientación, con psicomotricidad... Es un campo de investigación muy bonito, adentrarse en un área determinada y qué necesita el niño para entender mejor determinadas cosas, cómo hay que explicárselas, y esto tiene mucho que ver con la psicología evolutiva y qué recursos le harían falta para que el aprendizaje fuera más efectivo.

      

Universidad de AlcaláMaristas Ibérica  Escuelas Católicas

 

Edelvives   

Contacta con el CUCC

Avda. Jesuitas, 34 – 28806 Alcalá de Henares, Madrid (España)

Correo electrónico: info@cardenalcisneros.es

Teléfono de información: (+34) 91 889 12 54

Latitud:  40.498811    Longitud:  -3.361175

© Centro Universitario Cardenal Cisneros, 2017 | Aviso legal

Twitter del CUCC Facebook del CUCC Youtube del CUCC Vimeo del CUCC Issuu del CUCC Google+ del CUCC LinkedIn del CUCC Pinterest del CUCC RSS del CUCC Instagram del CUCC